Header Ads

Conoce la historia del Tren de Coquimbo y La Serena


La mayoría de los ferrocarriles en el norte de Chile surgen como una extensión de la explotación minera. El ferrocarril que conectó la ciudad del La Serena con el Puerto de Coquimbo fue uno más de esos.




La primera idea para la realización de una vía férrea entre La Serena y Coquimbo vino de la mente de Charles S. Lambert, dueño de la Fundición de las Compañías y de la Mina El Brillador. Él quiso establecer una conexión entre su fundición de cobre y el puerto de embarque de Coquimbo para hacer traslado de los recursos derivados.

Sin embargo ese plan no tuvo concreción, sino hasta 1862, año en que terminó la vía férrea La Serena – Coquimbo con 13 Kms de trazado. Posteriormente esta línea se extendió hasta la Puntilla en las cercanías de Ovalle, y tuvo un ramal hacia el puerto de Guayacán y otro desde La Higuerilla a Panulcillo.

En la década de 1870 este ferrocarril, que había tenido accionistas británicos y chilenos, quedó totalmente en manos británicas, a partir de ese mismo año El Empalme en el centro de Coquimbo inició su función de estación ferroviaria, pronto la estación se conformó como un núcleo de encuentro de pasajeros proveniente desde distintas partes de la Región y del sur del país, y también congregó un importante servicio de cocheros, quienes cumplían el rol de medios de acercamiento para los pasajeros que utilizaban el ferrocarril.




En este tramo también se conoció “El Tren Lolero”, cuya denominación deriva del uso por un gran número de estudiantes secundarios y universitarios de La Serena y Coquimbo para regresar a sus hogares de origen. Bajo esa característica se generó un ambiente de alegría y de sociabilidad dentro de sus vagones.

Con tecnología de Blogger.